riesgos del tabaco

hábitos de consumo

el tabaquismo y las consecuencias para la salud

Existen numerosos factores sociales, ambientales, culturales y psicológicos que favorecen la iniciación al consumo de tabaco y que condicionan el mantenimiento del hábito de fumar.

Cada fumador tiene su forma de fumar y sus motivaciones, pero para todos el acto de fumar acaba convirtiéndose generalmente en un reflejo condicionado.

Tras la introducción del tabaco en Europa en el siglo XVI y a pesar de las campañas sanitarias que destacan los graves daños que provoca, se ha asistido a un continuo, progresivo y constante aumento de su consumo.

En España (datos del 2016), nos situabamos entre los diez mayores consumidores de tabaco.

En la actualidad (2020), el 22% de la población española afirma fumar a diario, el 25% se declara exfumador y un 2% es considerado fumador ocasional.

La cifra de personas mayores de quince años que afirma fumar a diario aumenta levemente y se acerca a los 8,6 millones, aunque en la tendencia global (desde que se tiene estadísticas) es descendente.

enfermedades y daños por consumo

vida y salud

La media en consumo de cigarrillos anualmente, es de 1.046 por habitante, 523 cajetillas/persona (2,86 cigarrillos/día), en los años 70, los detractores del tabaco no eran capaces de aportar argumentos realmente convincentes, en la actualidad, sin embargo, los estudios experimentales y epidemiológicos señalan de forma concreta los daños que acarrea a la salud el hábito de fumar.

Son ya cientos de miles los estudios que atribuyen al tabaco la responsabilidad de:

tumores en el pulmón o en otros órganos
bronconeumopatías crónicas obstructivas
cardiopatías isquémicas
complicaciones de la gestación
– otras muchas situaciones patológicas

investigaciones epidemiológicas

El que era Director General de Salud Pública Luther Terry aportó el 11 de enero de 1964, una primera estadística que declaraba que el número de fumadores en EE UU descendió un 59%.

estudios epidemiológicos
estadísticas epidemiológicas

Desde que se publicó el primer informe de la Dirección General de Servicios de Salud de los Estados Unidos sobre el tabaquismo y la salud, en la actualidad nos arroja la escalofriante cifra de más de 20 millones de personas que han muerto por fumar (solo en Estados Unidos).

Las investigaciones epidemiológicas estadounidenses atribuyen alrededor de 500.000 fallecimientos anuales al abuso del tabaco, que definen como «enemigo número uno» de la salud pública en Occidente.

El tabaquismo es considerado la primera causa de muerte evitable en el mundo.

Este grave problema de Salud Pública, conlleva cada año a un gran elevado coste de muertes prematuras, y otras muchas enfermedades evitables. (sufrimiento innecesario).

El tabaquismo, es una de las mayores amenazas para la salud pública que afronta la humanidad.

La «epidemia de tabaquismo«, mata cada año a más de 8 millones de personas.
7 millones son consumidores directos
1,2 millones expuestos al humo ajeno, son considerados no fumadores (consumidores indirectos)

drogodependencia a la nicotina
drogodependencia

El poder disuasorio de estos datos, en sí mismos tremendamente explícitos, choca sin embargo con el auténtico «demonio» del cigarrillo: la drogodependencia de la nicotina.

En efecto, ha quedado universalmente demostrado que dicho alcaloide induce una dependencia que guarda numerosas afinidades con la dependencia de la heroína y la cocaína.

Como en otras formas de abuso de drogas, el comportamiento del consumidor habitual se halla dominado en gran parte por la sustancia psicótropa: la necesidad impelente de consumo de la «dosis» provoca tolerancia, dependencia física y, en caso de interrupción, síndrome de abstinencia con una fuerte tendencia a la recidiva.

Una mayor conciencia en relación a los riesgos del tabaco ha inducido a la opinión pública en los países occidentales a promover campañas para no fumar, sin duda alguna, la forma más sencilla de no ser fumador, es no empezar nunca a fumar.

A pesar de ello, la iniciación al consumo de tabaco es el aspecto menos conocido de toda la problemática vinculada al consumo de tabaco.

investigaciones epidemiológicas – fallecimientos

iniciación al consumo de tabaco

La edad crítica para el «reclutamiento» de fumadores parece oscilar entre los 9 y los 12 años. En los países más avanzados se está registrando una disminución del hábito de fumar entre los hombres y un aumento entre las mujeres. Cuando se pregunta a los fumadores jóvenes por qué empezaron a fumar, la mayor parte de ellos responde que lo hicieron porque alguien les ofreció un cigarrillo.

Esta respuesta, no obstante, se refiere más a la ocasión que a la causa.

A todos los chicos, antes o después, se les ofrece un cigarrillo: lo que es necesario establecer es por qué sólo algunos se convierten en fumadores habituales.

Tanto los factores sociales como los ambientales son muy importantes.Influencia de los amigos.</li> La mayor influencia social en la iniciación al tabaco es al parecer la ejercida por los amigos y compañeros de escuela.

influencia familiar.

El hábito de fumar de los padres y de los hermanos favorece también, al parecer, la iniciación, en muchos casos, en la mente de los jóvenes, el tabaco aparece asociado a la edad adulta.

Problemas familiares como la ausencia de un padre por fallecimiento, divorcio o separación, la rivalidad entre hermanos, la incomprensión entre padres y, en general, las relaciones familiares difíciles son factores que favorecen el consumo de tabaco entre chicos en edad escolar.

tendencias del tabaquismo
tendencias

– influencias culturales.

Existen muchos otros factores sociales y culturales que favorecen la iniciación al tabaco y que varían en función de la época y del país.

Así, por ejemplo, el porcentaje cada día mayor de fumadoras entre las mujeres occidentales jóvenes y adultas refleja probablemente la progresiva emancipación femenina.

En contraposición, en Japón y en los países en vías de desarrollo como la India y Nigeria el hábito de fumar presenta una
incidencia mucho menor entre las chicas que entre los chicos, mientras que en los países escandinavos se registra en algunos grupos de edades cierta tendencia a una mayor incidencia del consumo de tabaco entre las chicas que entre los chicos.

Aunque las circunstancias sociales sean importantes como factor de riesgo en el consumo de cigarrillos, no explican
sin embargo aún por qué algunos sujetos se convierten en fumadores y otros no.

– influencia de la personalidad.

Ciertos rasgos de la personalidad del individuo, en su mayor parte heredados, se asocian al hábito de fumar.

Entre ellas cabe destacar la extraversión (sociabilidad y expansividad) y los rasgos neuróticos (ansiedad y emotividad).

Algunas características ampliamente representadas en la personalidad psicótica aparecen relacionadas con el tabaco.

En relación a los comportamientos más comunes entre los fumadores que entre los no fumadores y que podrían señalar a un posible futuro fumador se encuentran el carácter temerario, la impulsividad, la búsqueda de estímulos y sensaciones, el espíritu de rebelión, la agresividad, el consumo mayor y más precoz de alcohol y derivados del cáñamo indio, las relaciones más frecuentes con el sexo opuesto y la preferencia por acudir a bares, cines y discotecas en lugar de dedicarse a actividades más caseras.

El tabaco se asocia también a resultados escolares no muy satisfactorios, aunque al parecer, esto no refleja una diferencia de inteligencia entre fumadores y no fumadores.

edad crítica para el reclutamiento de fumadores
edad crítica fumadores

Mantenimiento del hábito de fumar

Las excusas del fumador son complicadas, varían de un individuo a otro y se superponen las unas a las otras.

– El placer de fumar.

Es indiscutiblemente una actividad oral elemental; debe derivar del placer que experimenta el lactante al marmar, fumar o succionar son por tanto acciones capaces de atenuar fenómenos emocionales dolorosos y de proporcionar satisfacción.

El hecho de fumar es un gesto repetitivo.

Esta repetición de un gesto realizado cientos de veces adquiere a menudo un carácter casi ritual y es una característica de actitudes neuróticas.

La pipa, recordémoslo, requiere ritos aún más complejos.

La supresión de una actividad repetitiva de este tipo constituye una privación y una verdadera mutilación psíquica del individuo.

– El acto de fumar es «inútil».

El bebedor introduce en su cuerpo una sustancia, de la misma manera que la viejecilla golosa come azúcar.

El fumador, en cambio, se conforma con inhalar y expulsar un poco de humo, cuya finalidad es conseguir cierto placer.

Se trata, por tanto, de una actividad de Lujo al alcance de cualquiera, desde el vagabundo hasta el director general.

hábito de fumar

El hecho de fumar es una «actividad sustitutiva«, cuyo contenido es enormemente variable: impresión de estar haciendo algo en una civilización en la que parece que el único valor es el trabajo; una forma de darse importancia y de afirmar el dominio de uno mismo en presencia del interlocutor o en una situación embarazosa; actividad relajante durante un trabajo difícil y cansado; afirmación de virilidad para el adolescente.

adolescencia

El hecho de fumar es un «tic«, cuyo significado merece un análisis más profundo.

Parece ser que la sexualidad influye enormemente en el comportamiento del fumador, el adolescente ve de forma especial en el cigarrillo el símbolo y los atributos de la virilidad.

Presa de una angustia sexual inconsciente, el fumador quiere demostrar su virilidad con un gesto típicamente masculino y considerado como tal.

Las mujeres, en cambio, fuman tanto por reacción a su sexo (y entonces fuman la misma razón que se ponen vaqueros), como porque buscan atributos que la naturaleza les ha negado.

En la angustia inconsciente que siente ante la necesidad de demostrar su virilidad, su importancia o su integridad personal, el fumador encuentra en el tabaco la tranquilidad interior, al volver a la fase oral primitiva.

El tabaco adquiere entonces un papel mágico, que otorga al fumador, que inconscientemente ha vuelto a la fase primitiva del seno materno, la dulce, cálida y segura protección del niño al que alimenta la madre.

fase primitiva del seno materno
razones innatas

Sin embargo, cuando se acaba el cigarrillo la angustia vuelve a aparecer.

el fumador no está solo

Ofrecer un cigarrillo o fuego son gestos de la vida diaria.

La persona que ofrece un cigarrillo intenta alentar una relación de simpatía con la otra persona y establecer al mismo tiempo con ella una complicidad fugaz.

Sin embargo, el cigarrillo puede también ser un arma defensiva utilizada por el fumador para luchar contra el ambiente.

La mayoría de las veces el fumador se halla al corriente de la nocividad del tabaco, pero el fumador es capaz de rodearse de una «pantalla de humo«, poniéndose así a cubierto de la curiosidad de los demás.

fumadores empedernidos

No obstante, este conocimiento del peligro, a veces infravalorado, en lugar de inducirle a abandonar el hábito le produce una secreta satisfacción.

Adoptando una actitud claramente masoquista, se ofrece a sí mismo la imagen del «enfermo que se autodestruye«.

El fumador moderado se verá tentado por el deseo de renovar un placer tan fácil de conseguir y acabará asociándolo cada vez en mayor medida a sus actividades y a su trabajo.

De esta forma se convertirá en un fumador empedernido y no podrá ya trabajar sin fumar, hecho que justificará asegurando que el tabaco actúa sobre sus facultades y sobre su inteligencia, que le ayuda a empezar a trabajar y que le garantiza la continuidad en el esfuerzo.

fumadores empedernidos

De esta forma el fumador es víctima de un hábito y de los consiguientes reflejos de asociación.

Podría afirmarse que todos somos candidatos a convertirnos en fumadores empedernidos, pero no es así.

Si un hábito como éste se instaura en un sujeto significa que éste posee determinadas características psicocaracteriales.

Los fumadores, evidentemente, poseen en su carácter un componente de ansiedad y una tendencia obsesiva: no todos los
fumadores son neuróticos, pero la mayor parte de los neuróticos son fumadores.

Espíritu de imitación, placer, deseo del tóxico como tal, adquisición de un reflejo condicionado, predisposición mental y distanciamiento del ambiente son factores que explican el enorme consumo de tabaco en el mundo y las dificultades que entraña la lucha contra él.

El humo del tabaco

EI humo del tabaco está compuesto por gas y gotitas líquidas.

el humo del cigarro es menos irritante que el de pipa
los cigarrillos son ligeramente ácidos

Durante la aspiración, éstas se depositan, según sus dimensiones, sobre las paredes de la tráquea, de los bronquios y de los alvéolos pulmonares.

Alrededor del 50 % de los elementos que constituyen el humo inspirado es retenido en el árbol respiratorio.

El fumador de puros o de pipa no se traga el humo, que es alcalino y muy irritante; por el contrario, el fumador de cigarrillos sí suele aspirar profundamente el humo, que en este caso es ligeramente ácido y menos irritante.

La combustión del papel de los cigarrillos interviene en muy pequeña medida en la composición del humo.

La composición química del humo del tabaco es compleja y variable, pues depende de la calidad del tabaco, de las operaciones a las que ha sido sometido y de la forma en que se fuma.

Se distinguen tres fracciones principales:

  • fracción neutra.

Que contiene hidrocarburos cíclicos, como los benzopirenos, que al acumularse durante años serían los responsables de la acción cancerígena del tabaco.

  • fracción alcalina.

Básicamente contiene esencialmente nicotina, alcaloide específico del tabaco.

los alcaloides nitrogenados son solventes orgánicos en pH alcalino
alcaloides nitrogenados

El contenido en nicotina del tabaco es muy variable, el humo de un cigarrillo entero contiene de 1 a 3 mg de nicotina,

– el fumador que se traga el humo, absorbe el 90 % de la nicotina.

– en el caso que no se trague el humo, se absorbe sólo el 10 %.

  • monóxido de carbono.

El contenido del humo del tabaco, tras la absorción se combina con la hemoglobina de los glóbulos rojos.

La hemoglobina (Hb) es la proteína en sangre que transporta el oxígeno, presenta un mayor vínculo de unión con el CO, que por el oxígeno (hasta 210 veces superior).

La carboxihemoglobina (COHb) es considerada una proteína, que resulta de la unión de la hemoglobina con el «gas tóxico» monóxido de carbono (combinación en sangre), esto es posible, ya que en su asentamiento, ocupa las posiciones del oxígeno.

Causando un descenso acusado en el transporte de oxígeno a la células.

Es por ello que en los estudios de niveles de carboxihemoglobina se tiene en cuenta la cantidad de monóxido de carbono que ha absorbido el torrente sanguíneo, aunque no obstante, ni los fumadores más empedernidos superan la proporción de carboxihemoglobina del 5 %.

Según la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional (OSHA Occupational Safety and Health Administration), los niveles permisible a la exposición al monóxido de carbono no deberían superar las 50 partes por millón (PPM

temas discusión y últimos comentarios

blog disfagia ejercicio físico energías renovables farmacología mercados remedios naturales

abuela ahuyentar apps biogás biomasa bitcoin blog caseros coinbase combustibles criptomonedas crypto descargas ecología ecológica el agua el sol el viento energía entradas eólica fotovoltaica fósiles geotérmica gestionar hidrógeno hormigas inversión iPad iPhone mercado mercados monitorear naturales placas solares remedios sociedad solar sostenible temas tendencias volatil websites índice últimas